Incio / PC / Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver

Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver


Regresamos a Johto con el inolvidable remake de Oro y Plata.

La saga Pokémon se estrenará con una nueva entrega este mes de noviembre con Pokémon: Let’s Go, Pikachu! / Let’s Go, Eevee! para Switch, y para ir calentando motores hemos decidido repasar este verano todos los juegos de la saga, desde las entregas principales a los spin-off, uno cada día, los meses de julio y agosto.

Son más de 20 años de historia, con multitud de títulos, desde los más conocidos hasta curiosos y extraños spin-off, que también repasaremos. Acompáñanos en nuestro Verano de Pokémon.

Pokémon HeartGold y SoulSilver

Y llegamos al que es, probablemente, el mejor juego de Pokémon jamás realizado: Pokémon HeartGold y SoulSilver. Tal y como podréis intuir por sus nombres, estamos ante un completísimo y fantástico remake para Nintendo DS de Pokémon Oro y Plata.

Dada su naturaleza de remake, el título volvía a ofrecernos la misma historia que ya pudimos disfrutar en la segunda generación, así como casi todos sus contenidos, por lo que volvíamos a tener tanto a Johto como a Kanto a nuestra total disposición para que las explorásemos a nuestro gusto.

Además, también se aprovechó la ocasión para añadir algunos de los contenidos que fueron exclusivos de Pokémon Cristal, como la posibilidad de jugar como una entrenadora o la historia de Suicune.

Más allá de esto, la lista de cambios y novedades que trajo consigo fue gigantesca, consiguiendo que la experiencia se sintiera fresca otra vez, independientemente del número de horas que le echásemos en su momento a los cartuchos originales.

Por ejemplo, este remake incluyó todos los avances jugables que hizo la serie en la tercera y cuarta generación, por lo que todas las criaturas tenían una habilidad y una naturaleza, los ataques estaban divididos en físicos y especiales, y se mantuvo el actual sistema de IVs y EVs con los que controlar fácilmente el desarrollo y entrenamiento de nuestros monstruos de bolsillo.

Todo esto se traducía en un juego muchísimo más equilibrado, rico y profundo que Oro y Plata, y con un sistema de combate bastante más divertido y con más posibilidades, especialmente si tenemos en cuenta que si queríamos completar la Pokédex tendríamos que reunir a casi 500 criaturas provenientes de las cuatro generaciones que había en aquel entonces.

En cuanto a los contenidos, se introdujeron muchos más secretos, se le dio importancia a ciertos personajes secundarios, se añadieron más misiones opcionales, se rediseñó el sistema de cultivo de bayas para hacerlo más entretenido y menos tedioso, la interfaz fue totalmente rehecha para aprovechar las posibilidades táctiles de la consola si así lo deseábamos, etcétera.

Listarlo todo podría llevarnos varias páginas, así que solo vamos a destacar algunas de nuestras novedades favoritas, como la inclusión del Frente Batalla de Pokémon Platino (era exactamente el mismo) en sustitución de la Torre de Batalla, lo que en combinación con Johto, nos garantizó el mejor y más largo postgame jamás visto en un juego de la serie principal.

También fue muy destacable la implementación del Pokéathlon, donde podíamos disfrutar de varios minijuegos de temática deportiva para romper con la rutina habitual de nuestra aventura. Y lo cierto es que eran sorprendentemente entretenidos, tanto que si nos despistábamos se nos podían ir las horas fácilmente con él.

No podemos olvidarnos tampoco de mencionar que teníamos la posibilidad de hacernos con prácticamente cualquier Pokémon Legendario aparecido en la saga hasta ese momento, por lo que salir de caza a buscarlos y atraparlos también se convirtió en una actividad muy estimulante y bastante más larga de lo que venía siendo habitual.

Como curiosidad, el juego nos llegó junto a un accesorio llamado Pokéwalker al que podíamos mandar a uno de nuestros Pokémon para acumular energía andando y así descubrir nuevos monstruos y objetos para encontrar, convirtiéndose de este modo en un minijuego más que podíamos disfrutar cuando no estuviéramos con la consola.

Por supuesto, a nivel audiovisual recibió un completísimo lavado de cara, luciendo de forma muy similar a lo visto en Pokémon Platino, aunque con mejores efectos, sprites más detallados y con una interfaz mucho más rápida. Mención especial a las espectaculares remezclas de la banda sonora original de Oro y Plata.

Como dato para que os hagáis una idea del nivel de mimo y cuidado que tuvo este remake por parte de Game Freak, decir que podíamos escoger a cualquiera de nuestros Pokémon para que nos siguiera fuera de la Poké Ball, al más puro estilo Pikachu en Pokémon Amarillo. La diferencia es que aquí se tenían en cuenta cosas como su tamaño (si era demasiado grande no entraban en los interiores) e incluso si eran Variocolor o no.

En definitiva, Pokémon HeartGold y SoulSilve no fueron solo un gran remake, sino la entrega más grande y ambiciosa de toda la serie. Desde entonces, ninguna de sus secuelas ha conseguido siquiera acercarse a lo que aquí nos ofrecieron a nivel de contenidos y diversión. Sin duda, una aventura inolvidable.

Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver

Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver

Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver

Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver

Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver

Verano de Pokémon: Pokémon HeartGold y SoulSilver


Fuente

Acerca de NinjaTech

También te puede interesar

El matamarcianos Rigid Force Alpha llega a Steam el 31 de agosto

Un juego al estilo clásico. Rigid Force Alpha llegará a Steam el próximo 31 de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies