Incio / Noticias / Review: BenQ TK800 (Proyector 4K HDR10)

Review: BenQ TK800 (Proyector 4K HDR10)

Tras analizar hace unos meses a su hermano, el W1700, es el turno ahora del BenQ TK800, un proyector domestico para usuarios que quieren disfrutar del cine y los deportes en 4K, así como de juegos y otros contenidos con HDR10.

Veamos para comenzar las especificaciones que nos ofrece este proyector:

BenQ TK800
Sistema de Proyección DLP / DMD 0,47”
Resolución 4K UHD – 3840 x 2160 píxeles
Luminosidad 3000 ANSI Lumen
Ratio de contraste 10.000:1
Paleta de color 30 bits (107 millones de colores)
Rueda de color RGBW
HDR10
Proyección Diagonal: 60” – 300” (Zoom: 1.2x)
Relación de tiro: 1.47 – 1.76 (100” @ 3.25 m)‎
Offset vertical: 110%
Aspecto: Nativo 16:9 (6 relaciones seleccionables) ‎‎
Lámpara Durabilidad: 4.000/10.000/8.000 (Normal/Eco/SmartEco)‎
Sonoridad 33/29 dBA (Normal/EcoMode)
Consumo 385W/330W/250W/<0.5W (Máximo/Normal/Eco/Espera)
Compatibilidad video 480/576/720/1080 i/p + 2160p
Compatibilidad 3D hasta 1080p
Sonido Altavoz 5W
Conectividad Entradas de video: HDMI 2.0, HDMI 1.4a, D-Sub
Audio In/Out (jacks 3.5 mm)
USB
Dimensiones 353 x 135 x 272 mm
Peso 4,2 kg

Antes de comenzar la review queremos agradecer a BenQ su confianza en nosotros al enviarnos este producto para su análisis.

Embalaje y Accesorios

El proyector BenQ TK800 viene en una robusta caja de cartón neutro que a su vez contiene en su interior un grueso marco de poliespan para protegerlo a la perfección.

Además del manual de usuario en papel y en un CD, el kit de accesorios se compone del mando a distancia, sus correspondientes pilas y el cable de alimentación. Se echa de menos la inclusión de un cable HDMI, aunque al menos podemos ver como el mando tiene iluminación naranja.

BenQ TK800

Una vez extraído del embalaje, nos encontramos ante robusto proyector de color blanco nacarado muy bien acabado, con un frontal celeste que lo hace muy llamativo. Con unas dimensiones de 353 x 135 x 272 mm y un peso de 4,2 kg, se podría decir que es portable, pero no para moverlo a diario.

En la cara frontal, nos encontramos con una lente que nos permite conseguir una diagonal de entre 60 y 300 pulgadas, disponiendo de un zoom de 1.2 aumentos. Con un sistema de proyección DLP y la tecnología XPR, permite generar una imagen panorámica en 16:9 con una resolución QHD de 3840 x 2160 píxeles, aunque en realidad genera 4 imágenes Full HD desplazadas 1 pixel de forma tan rápida que engaña al ojo humano para que parezca solo una. Especifica además una luminosidad de 3000 ANSI Lumen (frente a los 2200 del W1700) y un ratio de contraste de 10.000:1, además de una relación de tiro de 1.37 – 1.64, pudiendo proyectar una imagen de 100 pulgadas a 3.25 metros y pudiendo realizar un offset vertical del 110%. Anotar que la lampara tiene un consumo de hasta 385W que se ve reducido hasta los 250W en el modo SmartEco, ofreciendo una durabilidad de hasta 15.000 horas en el modo LampSave, aunque “solo” 4.000 horas en el modo Normal.

Nos centramos ahora en la cara superior del BenQ TK800, la cual ofrece en la esquina superior izquierda el control de zoom de 1.2 aumentos y enfoque para la lente y en la inferior los controles básicos y LEDs indicativos.


La conectividad la encontramos en el lado posterior, destacando las dos entradas de video HDMI 2.0/1.4a y una D-Sub (VGA). A ellas se suman una entrada y una salida de audio analógico, útiles sobre todo para el D-Sub, y puertos de servicio mini-USB, USB y RS-232 que para el usuario tendrán poca o nula utilidad.

En la base vemos como, además de la pata alzadora frontal, tenemos dos patas enroscables que nos permiten regular ligeramente la inclinación en caso de que el soporte donde lo coloquemos esté ligeramente inclinado.

A lo anteriormente dicho debemos sumar un altavoz de 5W simplemente testimonial, pues para contenidos multimedia carece de demasiada utilidad.

Pruebas

Para nuestras pruebas, hemos colgado el BenQ TK800 bajo el techo de nuestro salón a unos 3 metros de la pantalla de proyección, generándonos una imagen de unas 100 pulgadas. Es importante tener en cuenta el tiro del proyector a la hora de elegir el modelo a adquirir o la posición donde colocarlo, pudiendo usar la calculadora de la marca para no tener luego problemas. Además, anotar que este modelo ofrece un zoom de 1.2x que nos permite un ligero ajuste en este sentido, así como una corrección trapezoidal vertical del 110%, la cual parece ser suficiente para corregir la diferencia de altura con respecto al centro de la pantalla de proyección.

Nuestra primera prueba de fuego tiene lugar con una película con resolución QHD, la cual luce desde el primer momento sensacional, quedando patente la diferencia de resolución frente a proyectores Full HD convencionales. Personalmente, uso un W1200 de la propia marca, un modelo Full HD al que deja en pañales.

El uso de la tecnología XPR junto a un DMD de 0,47 pulgadas consigue generar una imagen QHD a través de 4 imágenes Full HD desplazadas un pixel en un tiempo tan reducido que no se hace patente al visionado. Es decir, tenemos un sensor Full HD que en una pequeña fracción de tiempo genera 4 imágenes para que a nuestros ojos sea solo una de mayor resolución, algo que no debería darle la definición de “4K nativo”, aunque es una técnica que permite abaratar el coste de llevar dicha resolución al hogar enormemente.

Los colores que genera el BenQ TK800 también están un paso por encima del W1200 al que estamos acostumbrados, sobre todo con medios HDR. Aquí se genera otra controversia, pues algunos dirán que no es HDR real y otros que al menos es HDR10, pero la gran verdad es que mejora la profundidad de los colores y aporta un mayor rango dinámico, por mucho que no pueda generar los negros-negros de un televisor OLED.

Hemos probado también el BenQ TK800 también en juegos, un aspecto en el que no termina de convencernos por su baja frecuencia de refresco frente a un televisor, algo que queda patente en cualquier juego de acción y más aún en un shooter. Sin embargo, si estamos acostumbrados a jugar en consolas o a juegos menos movidos, no tendremos el más mínimo problema.

Por último, anotar que la sonoridad del ventilador que mantiene las temperaturas a raya es algo elevada, rondando los 40 dB en funcionamiento. Traducido a valores prácticos, podríamos decir que, en silencio, se hará incluso algo molesto, solo dejando de oírlo cuando pongamos una película con cierto volumen. Al estar enfocado a ello, no es tampoco un gran problema, aunque se echa en falta que añadan ventiladores de mayor calidad a estos sistemas como fallo generalizado. Eso sí, el volumen tendrá que provenir de un sistema de sonido externo, pues, como adelantábamos, su altavoz integrado es simplemente testimonial.

Conclusión

El proyector BenQ TK800 se presenta con un diseño robusto, atractivo y moderno perfecto para formar parte de nuestro salón. Supone un salto adelante en cuando a definición de imagen gracias a la proyección de una imagen en movimiento de unos 8 millones de pixeles, lo que viene a denominarse QHD o 4K.

Permite generar una imagen de hasta 300 pulgadas, aunque en entornos domésticos seguramente nos movamos en torno a las 100 pulgadas si lo colocamos a unos 3 metros de la pantalla de proyección, que no es poco comparado con un televisor. ¿Pero realmente compensa un proyector frente a un televisor? Si tenemos en cuenta que los televisores, con un precio que no se dispare, tienen su máxima diagonal en torno a las 75 pulgadas, si queremos una imagen de mayor tamaño tenemos que optar por un proyector claramente, compensando la diferencia de calidad de imagen a mayor sea la imagen que proyectemos.

Podemos encontrar a la venta el BenQ TK800 en tiendas como Amazon por unos 1.300 euros, mismo precio que el W1700 que ofrece casi las mismas especificaciones. ¿La diferencia entre ambos? El TK800 tiene una rueda de color RGBW que es algo menos precisa que la RGBRGB del W1700, aunque a cambio ofrece una mayor luminosidad, 3000 vs 2200 lúmenes, por lo que es mejor para entornos domésticos donde pueda haber algo más de iluminación.

Principales ventajas
+ Muy buen diseño y calidad de acabados
+ Resolución 4K/QHD, un gran salto en cuanto a definición de imagen
+ Compatibilidad con fuentes de video HDR, mayor rango dinámico
+ Luminosidad de 3000 lúmenes, visible incluso de día
+ Proyecta una imagen de hasta 300 pulgadas, 100 pulgadas a 3 metros
Aspectos Negativos
Zoom poco regulable, debemos comprobar bien la distancia
Sin Lens Shift, normal en su precio
Otros Aspectos
* No es 4K nativo, utiliza XPR
* Incluye mando a distancia

Desde del El Chapuzas Informático le otorgamos el Galardón de Oroal proyector BenQ TK800.

La entrada Review: BenQ TK800 (Proyector 4K HDR10) aparece primero en El Chapuzas Informático.


Fuente

Acerca de NinjaTech

También te puede interesar

Super ofertas en iPhone X, Xiaomi Mi A2 y Samsung Galaxy S9: ya está aquí Cazando Gangas

Es viernes y como cada semana hemos rastreado las principales tiendas online buscando las mejores …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies