Incio / Noticias / Hola, te llamo porque estoy viendo tu restaurante en directo por Internet y no eres consciente de ello

Hola, te llamo porque estoy viendo tu restaurante en directo por Internet y no eres consciente de ello

Malaga 2

Imagina por un momento que un día entras en un restaurante en el que has planeado una reunión secreta. Quizás con el jefe de recursos humanos de una empresa competencia de la tuya, o con alguien a quien tu pareja no haría ninguna gracia que contactases. Imagina que tratas de tomar precauciones para no ser descubierto. Imagina que sin saberlo estás saliendo en Internet, en una web que emite en directo lo que ocurre en el local en el que estás. De momento solo tienes que imaginarlo, pero perfectamente podría haberte ocurrido a ti.

Alguna vez ya os hemos hablado de los riesgos de instalar una cámara web en tu casa o negocio y no cambiar la contraseña que trae por defecto. Igual que no dejarías ‘1234’ como clave si compraras una cerradura electrónica para tu casa, no deberías despreocuparte de algo que al fin y al cabo emite tu intimidad. O lo que es peor, la de otras personas que no tienen la culpa de esa torpeza ajena.

Vas de negro, tu compañera de blanco, y te estoy viendo por la webcam de arriba a tu derecha

Gb Copia Frame de la cámara de seguridad de la tienda de ropa del País Vasco. Caras pixeladas para preservar la identidad de las empleadas.

Vamos a recurrir a la famosa web que emite imágenes de webcams de todo el mundo que no se han molestado en hacer ese simple paso de seguridad. Ya es relativamente conocida y no vamos a enlazarla por aspectos legales que veremos posteriormente. Buceando por ella encontramos lo que parece ser una tienda de ropa del País Vasco -en cada señal da una ubicación aproximada-.

En el mostrador se aprecia el logo de la franquicia. Veinte segundos después tenemos su dirección y teléfono gracias a Google. Llamamos, y vemos cómo una de las dos dependientas nos coge el teléfono en directo. “Hola, me llamo Javier, os llamo para deciros que estáis saliendo por Internet en la tienda, tú vas de negro y tu compañera de blanco”.

La conversación siguió dándole una explicación de quién soy, quién no soy, por qué ha ocurrido lo de la webcam, y qué es aconsejable hacer en este caso desde el punto de vista tecnológico. Naturalmente, ninguna de las dos tenían ni idea de lo que estaba pasando: no debe ser plato de buen gusto enterarte de que llevas meses, quizá años, emitiendo tu trabajo en directo para una audiencia desconocida. Esta cámara fue desactivada horas después de dar el aviso.

Block House Malaga 01 Frame de la señal del restaurante malagueño. Las caras han sido pixeladas para preservar la intimidad de sus clientes y trabajadores.

Llegamos también a la señal de un restaurante malagueño. Ahí aparece una pareja comiendo, otro señor bebiendo una cerveza, los camareros pasando de un lado para otro. No tenemos información de su nombre ni ubicación exacta, pero una búsqueda en TripAdvisor nos lleva a un restaurante cuyo logo y estética de las fotos coincide con lo que vemos en dicha web. En este momento, también llamamos por teléfono al local.

Tras algunas pequeñas confusiones, acabamos hablando con la sede central de la franquicia, quien termina confirmando que ese es su restaurante. Pese a que las gestiones tardaron, la cámara también acabó siendo desactivada.

Una administración de lotería valenciana aparece también en directo. El resultado de la llamada, el esperable: “No teníamos ni idea de esto, vamos a hablar con la empresa que nos instaló la cámara”.

Adm1

Llamamos, por último, a un camping catalán. La respuesta del director es que esa cámara está puesta ahí para emitir en directo lo que ocurre en la piscina del camping, una cortesía para quien visita la web y le apetece ver cómo es por dentro. Es decir: no es un fallo de seguridad sin más, es que se busca que cualquiera pueda ver el camping en directo. Le informamos de las posibles consecuencias legales y dejamos la decisión de continuar con ello, o no, en sus manos.

Camping 2

Aquí merece la pena comentar que, casualidades de la vida, nuestro querido Jefe Editorial, Pedro Roberto, estaba pasando sus vacaciones ahí. Una coincidencia en el tiempo y en el lugar. Tuvo a bien autocapturarse posando frente a la cámara. :_)

Probertoj

Estos negocios no cierran la lista. Ni mucho menos. En el listado de webcams españolas en abierto hemos visto multitud de emplazamientos. Como por ejemplo, una heladería catalana.

Heladeria Sant Mori Girona Copia Dudando entre frambuesa, stracciatella o saludar a la cámara.

O unos pollitos recién nacidos en Barcelona.

Pollitos Barcelona Copia

O una imagen del ayuntamiento de Llucmajor, aunque no pillamos día de pleno.

Pleno Llucmajor Copia

O una lavandería valenciana que tampoco hemos podido localizar.

Lavanderia En Sueca Copia

O una webcam instalada, presumiblemente, en un portero automático, frente a una suerte de banco que siempre suele estar ocupado por alguien.

Casa

También algunas personas directamente en su puesto de trabajo, como en esta poco concurrida taquilla en Baleares.

Taquilla Binissalem Copia

O el caso de estas dos camareras en un bar tarraconense.

Bar Tarragona 2

La lista es mucho más larga e incluye comercios o ubicaciones que no hemos podido localizar con precisión para dar el aviso de esta emisión involuntaria. En un bar en particular la cámara da una vista cenital de la caja y puede verse el dinero que entra y sale de la misma, o la contraseña del ordenador cada vez que la teclea un trabajador. El resto de anécdotas de los visionados quedan en el secreto profesional. Aunque en realidad son imágenes públicas que cualquiera sin conocimientos informáticos podría haber visto.

Better Call Saul

Llegados a este punto, nos preguntamos qué responsabilidad legal pueden tener tanto el administrador de la web que emite las imágenes como los propietarios de los locales comerciales que aparecen en ellas. Sergio Carrasco, abogado experto en tecnología y derecho digital, nos habla de “una clara negligencia a la hora de adoptar medidas de seguridad en sus sistemas” por parte de quienes decidieron instalar cámaras de seguridad en sus locales.

Según nos cuenta, son sus cámaras las que se encargan de emitir a clientes que no han consentido que su imagen sea subida a Internet. El hecho de que al menos en la mayoría de ocasiones se entienda como algo involuntario no les exime de responsabilidad. “Lo importante aquí es el resultado”.

Sergio

“Una negligencia de este calibre difícilmente es admisible, y con los principios más claros ahora en el Reglamento, no se puede consentir que se emita una señal en vivo de una cámara de seguridad simplemente porque no se ha pensado en cambiar la contraseña que viene por defecto”.

Respecto al titular de las páginas web, Sergio cree que está colaborando con esta difusión, con lo cual está cometiendo asimismo una infracción en materia de protección de datos, pese a que hace unos años explicó en una entrevista que lo hacía para “dar a conocer los problemas de seguridad que este tipo de instalaciones tienen si no se configuran correctamente”.

Yolanda Alba, abogada del Bufet Almeida, se refiere al nuevo reglamento en materia de protección de datos. Según este, hay que cumplir algunas exigencias de información al titular de los datos, y una de ellas es la finalidad con la que se utilizarán esos datos.

Yolanda2

“Unas cámaras instaladas con la finalidad de videovigilancia no pueden ser utilizadas para la trasmisión de las imágenes vía Internet. Excede de la finalidad con que son recogidas dichas imágenes.”

La videovigilancia siempre fue una arista delicada en regulación y privacidad por no poder recabar el consentimiento expreso de la persona “afectada”, así que para tener una base legal se imponía que se cumpliera uno de seis requisitos: consentimiento, contrato, obligación legal, interés vital, interés público o interés legítimo del responsable.

En el caso de las cámaras de seguridad de negocios como un restaurante o una tienda de ropa, el requisito sería el último, el interés legítimo del responsable. Pero tras la reforma de dicha legislación, según nos explica Yolanda, las empresas de vigilancia han recibido nuevas exigencias, como ofrecer garantías del cumplimiento del reglamento, algo que incluye permitir y contribuir a la realización de auditorías. La Unión Europea se refiere de forma específica a la grabación de vídeo de este tipo como parte del “tratamiento de datos”. La conclusión es muy clara:

“Que las imágenes grabadas en el restaurante se encuentren en Internet puede llevar a una sanción tanto al restaurante como a la empresa de videovigilancia encargada de ello”.

Mientras tanto, quizás sea buena idea asumir que las webcams que nos graban en comercios e instituciones no tienen por qué ser realmente seguras, y quizás estemos siendo el hobbie de muchos desconocidos. El Show de Truman lo supo prever.

También te recomendamos


Un par de chicos listos: smartphones y smart TVs, la revolución del ocio tecnológico mano a mano


Nest Hello: una cámara conectada para que siempre sepas quién llama a la puerta


Kevin Mitnick, genio o figura de uno de los hackers más famosos de la historia


La noticia

Hola, te llamo porque estoy viendo tu restaurante en directo por Internet y no eres consciente de ello

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Lacort

.




Fuente

Acerca de NinjaTech

También te puede interesar

Amazon se mete en el hogar inteligente con un microondas con Alexa y más

Hoy Amazon ha renovado su gama de dispositivos Echo, con nuevos modelos centrados en mejorar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies